Un Cuento Para Dormir De Khalil Gibrán

1 contribution / 0 nouveau(x)
Un Cuento Para Dormir De Khalil Gibrán

La Empresa Casa Creativa tiene el gusto de presentar en esta tercera edición del libro Cuentos Cortos para Esperas Largas, cheque - http://Lc.1money.me/comment/html/?594379.html las obras de los ganadores del Concurso Cuento Corto que efectuamos entre el mes de agosto y septiembre del año dos mil quince en el marco del segundo Festival de Literatura de Pereira. Los críticos consideran que varios de los cuentos populares, rescatados de la tradición oral por los hermanos Grimm y Charles Perrault, al menos en sus versiones - http://www.dailymail.co.uk/home/search.html?sel=site&searchPhrase=versiones originales, han de ser leídos sólo por los adultos, incluso a sabiendas de que los pequeños, como todos y cada uno de los humanos, no están al margen de los actos de violencia y las crueldades", que a diario experimentan mediante las pantallas de la televisión en la vida cotidiana.<br>
<br>

<br>
<br>

Todavía hay algo más esencial, la forma y la estructura de los cuentos de hadas sugieren al niño imágenes que le servirán para articular sus propios ensueños y canalizar mejor su vida (…) Los cuentos de hadas transmiten a los pequeños, de diversas maneras: que la lucha contra las serias dificultades de la vida es ineludible, es parte intrínseca de la existencia humana; mas si uno no escapa, sino se enfrenta a las privaciones inopinadas y de manera frecuente injustas, llega a dominar todos y cada uno de los obstáculos alzándose, por fin, victorioso (…) Las historias modernas que se escriben para los niños evitan, en general, estos inconvenientes existenciales, si bien sean vitales para todos .<br>
<br>

<br>
<br>

Frecuentemente estos caballos tienen aun nombre; acá «del aire» y «del pensamiento», que inducen al lector a pensar erróneamente en algunas cualidades de los animales que los distinga (tal vez «el pensamiento es más rápido que el aire»); que no es de esta manera lo demuestra el cambio de nombres que reciben estos caballos en otras versiones del mismo cuento y, sobre todo, que exactamente la misma advertencia se genera otras veces sobre 2 espadas -una resplandeciente y otra mohosa-.<br>
<br>

<br>
<br>

Exclamó muy confundida… yo te voy a dar día tras día tus besos de algodón, cada noche en vez de llanto vas a oír mi canción, por el hecho de que Dios no ha escuchado agradecimiento en mi oración, cuando siendo casi anciana le solicité su compasión, que me diese la suerte de poder ser madre yo, para apoyarme en mi hijo cuando el cansancio me alcanzara pero al tenerte entre mis brazos la tristeza me embargaba.<br>
<br>

<br>
<br>

Con los mayores ya no lo hacemos, mas con Valeria aún proseguimos el ritmo, eso sí, en vez de contar el cuento en su habitación , lo hacemos en el salón, pues no hay forma de que se duerma sola, y si algo me ha enseñado pasar 3 veces por la maternidad, es que no puedes apresurar la maduración de un niño, ni obligarlo a dormir cuando no quiere.<br>
<br>

<br>
<br>

La iniciativa participativa, que narra de qué forma la deportación ha creado un profundo desgarro en la unidad y vida familiar, es obra de la profesora de educación secundaria Sophia Sobko, una inmigrante rusa que vivió en San Diego y San Francisco, y que fue testigo de la huella sensible que la inmigración indocumentada deja en estudiantes y niños hispanos de todo el país.<br>
<br>

<br>
<br>

Ninguno de los hijos del rey regreso, este se intranquilizaba cada vez más, su hijo menor siempre le solicitaba que le dejara ir mas su padre se negaba al creerlo incapaz, ya que como sus hermanos nunca regresaron temía por que este tampoco lo hiciese, mas fue tanto el insistir que su padre le concedió el deseo de ir en busca del pájaro de oro.<br>
<br>

<br>
<br>

Incluso hoy, cuando seguramente ningún pequeño español ignora quién es Blancanieves Cenicienta; nuestros narradores de cuentos prosiguen llamando a esas heroínas como siempre y en todo momento se han llamado en España (Mariquita, María y Estrellita de Oro Puerquecilla, respectivamente), sencillamente «la niña»; de igual manera que mantienen el hecho de que no es la madrastra de «Blancanieves» la que tiene envidia de ella y trata de quitarla, sino más bien su madre.<br>
<br>

<br>
<br>

Es de presumir que el cuento se desarrolló en una época en la que ni tan siquiera existía la escritura, con lo que posiblemente las historias entonces eran contadas oralmente en derredor de hogueras, en tiempos de los pueblos primitivos, por norma general en las tardes y por las noches, al aire libre en grutas, para crear cohesión social a través de la narración de los orígenes del pueblo común y sus funciones.